Es de conocimiento popular, e incluso muchos yoguinis les pueden afirmar como les ha ayudado positivamente a su estado de salud la práctica del yoga.

El yoga trabaja mucho con los chacras que son centros energéticos ubicados en puntos específicos del cuerpo por los cuales fluye la energía.  Estos puntos suelen bloquearse por emociones, experiencias o enfermedades y a través del yoga podemos armonizarlos y modificarlos equilibrando el funcionamiento del organismo.

Todas las posturas, secuencias y respiraciones tienen distintos objetivos y beneficios en nuestros órganos, huesos, músculos, articulaciones etc. Por lo mismo es importante siempre consultar primero con tu instructor de yoga y decirle si es que tienes afecciones físicas, dificultades, lesiones o alguna operación previa, para evitar problemas o lesiones futuras.

El yoga es recomendado por algunos médicos para tratar diversas afectaciones a la salud, sirviendo como un calmante  para el estrés, la depresión y otros problemas físicos. Malestares típicos causados por el estrés como dolores de espalda y cabeza, se ven altamente disminuidos con la práctica de yoga.

De hecho, existen muchos estudios que señalan que entre los beneficios del yoga están la disminución de la presión arterial, de la frecuencia cardíaca y respiratoria, también se ve disminuida la ansiedad, la depresión, el dolor físico y los niveles de sodio en el cuerpo.

Algunos expertos se han atrevido a afirmar que el yoga puede aliviar y hasta curar enfermedades crónicas, como el mal de Parkinson, la esclerosis múltiple, enfermedades respiratorias, previene la artritis, alivia la tensión y rigidez de los músculos en pacientes con fibromialgia, disminuye la inflamación y ayuda a prevenir la artrosis.

Una investigación llevada a cabo por el Centro Médico de la Universidad de Maryland reveló que el yoga puede usarse como tratamiento complementario en pacientes con cáncer.  El estudio se basó en el análisis de 68 mujeres con cáncer de mama  y los resultados demostraron que las pacientes que practicaban yoga con frecuencia sufrían menos ansiedad y depresión que el resto, además los efectos negativos de la radioterapia también se reducían considerablemente.

El yoga puede ser una terapia complementaria muy beneficiosa, pero no debemos sustituirlo con un tratamiento médico. Siempre consulta primero con tu médico antes de realizar cualquier cambio en tu actividad física, especialmente si estas bajo algún tipo de tratamiento.

Alguna información sacada de http://hermandadblanca.org/yoga-una-cura-las-enfermedades-cronicas/